miércoles, 4 de noviembre de 2020

Confinamiento 3. Vuelvo a mi estado anterior

 Releyendo las entradas anteriores sobre el confinamiento, y con el año casi transcurrido, me digo a mí misma, qué subidón que te dio, María. Qué esperanzas y qué ganas tenías de que este drama llamado covid sirviera para darle la vuelta al mundo. Para que nuestros políticos despertaran al fin, y se lanzaran a un cambio radical porque parece que, a estas alturas, es lo único que nos puede salvar de irnos todos a freír espárragos.

El año toca a su fin y el desencanto no puede ser mayor. Desencanto político, y también social, en el que me incluyo porque la sociedad somos todos y podríamos haber hecho más (sin incluir sanitarios y aquellos otros que lo dieron y dan todo). Hablo del ciudadano de a pie, de la gran mayoría, como yo, de ser más proactivos, de dar ejemplo a quienes nos gobiernan, parándoles los pies de forma asertiva y siempre pacífica, mostrándoles cómo queremos vivir en este planeta de verdad. Pero no lo hacemos (reitero lo de la mayoría, por suerte una minoría sí que lo hace). O hacemos menos de lo que podemos. En fin, se acepta, así somos y así son las cosas.

Es por esto que vuelvo a mi estado anterior. Me aburre la política actual de nuestro país, es soporífera y cero creativa. Cuando haya más profesionales en política cuyas inclinaciones acaben con el sufijo "ista", levantaré las orejas para prestarles atención (artistas, ecologistas, animalistas, humanistas y naturalistas). Mientras tanto, regreso a mi posición anterior, la que apuesta por el ser humano. Sin generalizar. Que aunque todos somos budas en potencia, hay que irlo demostrando tras mucho currar. Así que apuesto por el ser humano, pero de uno en uno. Hay que conocerse bien. Hay que conocer bien al otro. Con nuestras limitaciones, por supuesto. Y nuestros errores, y que cada uno fije sus máximos y mínimos permitidos. Y una vez el otro conocido ya decidiré si darle o no mi voto. El de la confianza, se entiende. Y por mi parte, pues a seguir trabajando. Puliendo a fondo el fondo para dar lo mejor que se pueda.

jueves, 28 de mayo de 2020

Asociación Despertando Dones


   El otoño pasado conocí a Elena Ferrón Cosme, alma mater de la Asociación Despertando Dones (entonces Neuromoves). Desde el primer momento quedé cautivada por su entusiasmo, su alegría y generosidad, y por su sueño y apuesta: crear una sociedad y un modelo de educación donde se celebre la diversidad y la inclusión de todos.



Desde entonces, mi corazón es un poco el de ellos. Después de Elena vinieron Jeny, Jose y Ana, Lucía y Juan, Martina, Juanma, Elenita, la pequeña Lucía, Nico, Oscar, María José, Jimena y Mateo, Carla, Izan, Alfonso, Álvaro, María… y tantos pequeños maestros y maestras, padres, madres, voluntarios y voluntarias de esta Asociación de la que tengo el honor de formar parte.

Despertando Dones se constituyó justo antes de la crisis sanitaria, y la Junta Directiva lo dio todo para adaptarse a la nueva situación y que la Asociación siguieran funcionando a través de la red. Así nacieron nuevos proyectos como el Banco de la Amistad para que los corazones de todos pudiesen seguir creciendo y avanzando juntos.

Podéis conocer las actividades de la Asociación a través de su facebook:

Queriendo aportar mi granito de arena, rescaté mi cuento Las aventuras de Colibrí. Un viaje por el mundo de las emociones. Creé escenarios y títeres de cartulina con el personaje de Colibrí. Convertí la historia en un cuento interactivo con el objetivo de que pudiéramos hacer el viaje todos juntos y de forma participativa.




Ahora quiero compartirlo con todos los niños y niñas que quieran animarse a vivir esta aventura. Así que en la sección de Mis cuentos de este blog encontraréis los vídeos con la preproducción, la narración y las propuestas interactivas de esta actividad grupal que hemos recorrido todos juntos. Y como la protección de nuestros peques es lo primero, no voy a compartir las respuestas y los vídeos que compartieron los niños de la Asociación; pero sí os animo a grandes y pequeños a que emprendáis este viaje y a que disfrutéis del proceso y de las aventuras del camino.

Desde aquí, muchas gracias a la Asociación Despertando Dones por esta oportunidad de colaborar con ellos, por la labor que realizan y por todo el trabajo desempeñado por la Junta Directiva durante el confinamiento, que ha sido muchísimo y en ocasiones nada fácil. Gracias por mantener siempre la sonrisa, por contagiarnos de ganas y de ilusión para seguir creciendo juntos. Y gracias especiales, cómo no, a los pequeños viajeros y viajeras, por ser tan especiales y maravillosos, por compartir vuestros sentimientos e ideas, todos vuestros bellos dones.

Y como dice nuestro pequeño maestro Iván,

¡Besos gigantones para todos!

miércoles, 27 de mayo de 2020

Cuento Interactivo. Las aventuras de Colibrí


¡Bienvenidos, viajeros y viajeras!

¿Listos para emprender el viaje?

¿Tenéis preparada vuestra marioneta y caja viajeras? 

Si no es así, deteneos y seguid las indicaciones 
que encontraréis en la entrada anterior

¿Ahora sí?
Pues, ¡comienza la aventura!



Las aventuras de Colibrí
Un viaje por el mundo de las emociones














Y ahora, ¡te toca a ti!











¡Muchas gracias, pequeños viajeros y viajeras por acompañarnos a Colibrí y a mí en esta aventura!

Espero que hayáis disfrutado del viaje

 Colibrí os desea mucha felicidad 
y fantásticas emociones

¡Hasta la próxima!