sábado, 6 de octubre de 2012

Cuaderno de imperfecciones. Imperfección II









Anoche me acurruqué junto a tu costado, al amparo de mi vacío y mi miedo. 
Es imperfecto el vacío y el miedo, y la búsqueda de tu costado. El vacío atroz de una soledad sonora que retumba y deja ecos. El miedo a no ser capaz de ponerme cara a cara con mi exigente carcelero; a perder las oportunidades, los trenes de la satisfacción y del éxito de dentro.
Tú veías Caravaggio en la pantalla del ordenador, ajeno al latido de tu costado; a la piel tibia con olor dulzón que reconfortaban mi vacío y mi miedo.

Anoche hallé la belleza de mi imperfecto vacío, de mi imperfecto miedo, de mi imperfecta búsqueda en el calor de tu costado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario