viernes, 18 de octubre de 2013

Campanas de boda


El pasado 12 de octubre, mi primo Salvador y Macarena se casaron. Fue un día radiante, de esos en los que la felicidad se mantiene a pleno rendimiento desde el principio hasta el final. Un despliegue de afectos, risas, alegrías, de corazones abiertos que se unieron para compartir y celebrar un enlace bien bello. Y así acabamos todos, borrachos, más de amor que de lo otro. Gracias a los novios, a las familias de los novios y a todos los invitados que hicieron posible este maravilloso encuentro.
Os dejo la tarjeta de felicitación que pinté para ellos, con poema incluido, y que surgió, como caído del cielo, para ellos.


 

Habla la novia

Son muchos los jardines que nos quedan por ver florecer,
muchas las estrellas que nos quedan por contemplar,
caminos por recorrer,
mares que surcar,
montañas por explorar.

Habla el novio

Son muchas las canciones que nos quedan por escribir,
música para bailar y noticias que celebrar.
Muchos abrazos por darnos,
muchas noches con luna y sin luna para amarnos.

Habla la novia

Mensajes románticos,
desayunos de fin de semana,
risas y charlas, y silencios en calma.

Habla el novio

Y también vendrán los pájaros, esos muchos que soltaremos,
para verlos volar, para volar con ellos,
y con las cometas, y las nubes,
porque a veces volaremos.

Habla la novia

Y también puede que haya momentos en que no veamos las estrellas, o que la lluvia nos confunda la mirada borrosa, pero serán eso, solo momentos que pasarán con la fuerza de los corazones, con la confianza en el corazón del otro, para afianzar nuestro amor y la magia que hemos creado, que será más magia y nos abrirá cielos más amplios y tierras hermosas donde seguir caminando.

Habla el novio

Porque lo importante es que iremos juntos. A veces nos cogeremos de la mano, y otras simplemente iremos juntos, sintiendo la cercanía del otro que es lo más bello de este paso que hemos dado, con la alegría del alma, con el deseo sincero de querer compartir la vida juntos.

Hablan la novia y el novio

Nuestra suerte es inmensa, no es fácil encontrarse, nuestra suerte es inmensa.
Nos han dado alas para conocer el centro del universo.
Toma mi mano, extendamos las alas,
volemos pues, esto es solo el comienzo,
el bello principio de todo lo bello que nos queda por recorrer.







1 comentario:

  1. He visto la tarjeta y me conmovió la sencillez y la dulzura que de ella emanan. Luego, leyendo el poema, pude descubrir y "sentir" parte de una riqueza interior inmensa, que surge de un corazón sensible, de un alma pura, y de la creación artística en su esencia.
    ¡FELICITACIONES MARÍA! por este regalo que, además de estar dirigido especialmente a Salvador y Macarena, nos lo regalas a todos. ¡gracias!

    ResponderEliminar